Destacado

El amor de un búho y una alondra

Hikari y Koi Érase una vez un solitario y orgulloso búho que sobrevolaba el mundo en las noches, acompañado de oscuridad y silen...

agosto 21, 2015

Humanizando a Bolívar: ¿Entregó a Francisco de Miranda?



Habiendo culminado con éxito  mi segundo semestre de Comunicación Social, finalmente tengo el tiempo para dedicarme a un tema que en los últimos años ha venido en la palestra pública, con menos censura que en años anteriores debido a la liberalidad de nuestro tiempo, y es en el verdadero papel que en la historia de Venezuela juega el ciudadano Libertador Simón Bolívar. Endiosado, venerado, constituido en figura inviolable de la sociedad venezolana, el Libertador es un personaje histórico realmente fascinante. 


Desde que el general José Antonio Páez trajo los restos de Bolívar a Caracas en 1842, desde las altas esferas del poder se ha tejido el aura de un Bolívar casi divino, santo, un ser sin mancha que dirige los destinos del país, desde el cielo. En el periodo que hoy se conoce como “Cuarta República” (término incorrecto a medias, pero es un tema que trataré después), se siguió con la adoración de Bolívar y hacer cuestionamientos acerca de él era mal visto. Sin embargo, la veneración rayana en lo enfermizo de la cúpula quintorepublicana, ha hecho que sus detractores, creyendo que manchando la figura de Bolívar atacan al partido chavista, se han sentido con más libertad de dar a conocer sus opiniones y puntos de vista acerca de la vida del Libertador.

En la internet y en publicaciones recientes, hay muchos pensadores que tratan de “desmitificar” a Bolívar, pero lo hacen llenándolo de insultos, descalificando sus acciones, reduciendo la importancia histórica del libertador y queriendo ponerlo por debajo de otras figuras, igual de importantes (que conste), como Francisco de Miranda y José Antonio Páez.

La intención de este trabajo, no es la de “desmitificar” a Bolívar sino “humanizarlo”, que es lo mismo pero con un enfoque crítico que no busca de ninguna manera, reducir su protagonismo e importancia capital que en el proceso independentista, jugó.

Es difícil comenzar este artículo, pero para ahorrarnos el tiempo, comenzaremos con el proceso de independencia, olvidándonos del periodo entre 1783 y 1810, que poco importan.

Uno de los hechos que señalan aquellos que le tienen tirria a Bolívar fue la entrega que este hizo de Miranda a Monteverde tras la capitulación de 1812 que puso punto final a la Primera República de Venezuela, pues consideran que este hecho extendió la guerra por diez años más y que con esto Bolívar se adueñó de las ideas libertarias de Miranda, llevando a cabo la independencia latinoamericana y usurpando el título de Libertador que en realidad debía corresponder a Miranda. Las conclusiones a las que llegan estos pensadores, son en realidad muy superficiales, pues no se detienen a analizar las circunstancias de tiempo que rodearon la misma.

Miranda


En primer lugar, es totalmente falso que Francisco de Miranda haya sido el que soñó la independencia americana, pues era una idea que muchos en su tiempo acariciaban, sobretodo después de la Revolución Francesa. Durante la conquista y colonia hubo levantamientos de indígenas y de negros, notablemente el de José Leonardo Chirinos, que pretendían dicha independencia; incluso, la conspiración de Gual y España tenían los mismos objetivos.

Incluso fuera de lo que hoy es Venezuela, hubo hombres y mujeres que soñaron e intentaron la independencia de su pueblo. En 1627, más de cien años antes del nacimiento de Miranda, ocurrió el primer movimiento independentista mexicano, hubo rebeliones indígenas también en Perú y Bolivia, lideradas por Tupac Amaru y Tupac Catarí respectivamente. Y dos años antes del natalicio de Miranda, nació en Arequipa, Perú, Juan Pablo Vizcardo y Guzmán, un clérigo y escritor que en 1799 escribió una carta a los Españoles Americanos, donde los instigaba a independizarse de España. Con toda razón, Vizcardo es considerado el primer precursor de la independencia de la América Latina, así es, antes que Miranda.

Eso de que Bolívar se apropió de las ideas de Miranda es absurdo. Que lo conocía y lo admiraba, eso es totalmente cierto, pero muchas de las cosas proyectadas por Miranda, eran compartidas por muchos en su tiempo. Por eso no se le puede dar el título de Libertador a Miranda, porque su bajo mando Venezuela no fue libre y su manejo del ejército de Venezuela dejó mucho que desear.

Es verdad que Miranda fue un gran pensador e idealista de la libertad en Latinoamérica y que poseía una erudición que ningún venezolano tuvo antes o quizás después, que recorrió mucho mundo y que justamente fue el venezolano más universal de todos, eso no hay que ponerlo en duda, pero siempre fue un hombre de planes y muy indeciso, quizás por eso no logró nunca la materialización de sus ideales.

Pero llegados al punto que nos atañe, la entrega de Miranda por parte de Bolívar tiene que ser analizada teniendo como referencia el marco histórico. Cuando la misma ocurre, uno de los términos era que Miranda capitulaba y en cambio se le dejaba en libertad de abandonar el país, esto lo hizo con la intención de “replanear” la campaña libertaria. Ahora bien, a pesar de las derrotas sufridas por los republicanos, los oficiales patriotas consideran que aun no todo  esta perdido, que el ejército venezolano es superior en número y aun se puede obtener la victoria total. Miranda no lo ve así y sus razones tenía: el ejército venezolano aun era muy desorganizado y ciudades principales como Valencia, Puerto Cabello, Coro y Maracaibo, estaban en control de los realistas.

La capitulación se firma el 25 de julio de 1812 y el 27 Miranda informa al Ayuntamiento de Caracas sobre los términos de la capitulación, les habla sobre “la conveniencia” de acatar la misma y anuncia su ida del país. Muchos, y no solo Bolívar, ven la decisión tomada por Miranda como una traición y una huida cobarde. Por supuesto, no estaban enterados que la capitulación también les concedía a ellos el derecho de dejar el país.

El 30 de julio, Miranda llega a La Guaira, desde donde abandonará al país. El no es el único, varias personas esperan que él, levante un embargo impuesto al puerto que impedía que saliera del país cualquier barco. Muchos oficiales que intentaron huir, y entre ellos Bolívar, se encontraron con esta limitante y la consideración de traidor que tenían sobre Miranda aumentó. Lo demás es historia.

Bolívar desconocía por completo los planes de Miranda de irse para reorganizar el movimiento revolucionario. Cuando con otros oficiales proceden con su arresto y entrega, ellos consideran que están castigando a un traidor, a alguien que vendió la causa republicana para salvar su propio pellejo. Incluso el mismo Pedro Gual, quien fue persona de confianza tanto  de Miranda como de Bolívar y también presidente de Venezuela, dijo que todo se debió a la mala comunicación y que una conversación habría bastado para aclarar el asunto. Pero en esos momentos, los dolidos oficiales no creían ninguna palabra del generalísimo.

Vemos así que entonces, la entrega de Miranda por parte de Bolívar se debió a los malos entendidos y al desconocimiento de las razones que llevaron al Generalísimo a capitular a favor de Monteverde, pero  también a la falta de comunicación que Miranda tuvo con sus oficiales, al no informarles y ni siquiera consultarles sobre una tan trascendental decisión.

En lugar de ponernos de un lado o de otro, los venezolanos amantes de la historia deberíamos ver el episodio con ojos críticos, realistas y entender, que todo se debió a las condiciones de la época y condicionado por errores humanos y a las pasiones desenfrenadas de ese entonces.


Si el artículo te gustó, compártelo en facebook, dale tweet en twitter, recomiéndalo en Google+ y si te interesa recibir más publicaciones similares, suscríbete al blog. Yo estaría eternamente agradecido. Por Alex Ulacio

0 comentarios: