Destacado

El amor de un búho y una alondra

Hikari y Koi Érase una vez un solitario y orgulloso búho que sobrevolaba el mundo en las noches, acompañado de oscuridad y silen...

febrero 28, 2014

Si yo fuera candidato a la presidencia

En la última de mis entradas, es decir esta, hice un análisis de la situación  actual por la que atraviesa el país e hice un llamado a la sociedad a la protesta hasta la salida del gobierno, pero olvidé mencionar que las protestas debían ser cívicas y pacíficas, nada de violencia. Sigo pensando que es una necesidad un cambio de gobierno, pues la situación del país requiere de un cambio drástico de manera urgente.  

La entrada tuvo buenos comentarios, por facebook y twitter ya que la gente como que no sabe que abajo, aquí mismo, está la caja de comentarios (Disqus), hubo mucha gente que estuvo de acuerdo con lo expuesto por mí, como hubo gente que no, cosa natural pues de eso se trata la  libertad de expresión. En esta entrada trataré nuevamente el tema político, pero esta vez sin ningún tipo de llamado sino de forma reflexiva. 


Este blog,  nació con la intención de tratar el tema de la literatura, que es mi otra gran pasión después del béisbol, asunto del que trata mi primer blog, pero luego pensé "¿Por que quedarme solo con la literatura? Habiendo tantos temas que se pueden tratar" así pues este blog trata entonces de muchos más temas, no es un blog estricto y exclusivo como lo es "Desde El Bullpen".

El nombre del mismo (Jardín del Pulpo) deriva de mi primera novela "Capullos Rotos", la cual aun no se ha publicado, y en ella así se llama el lugar de encuentro donde los protagonistas (todos jóvenes veinteañeros) se reunen para hablar de cualquier tema con completa libertad, lo cual es el objetivo de esta bitácora digital. 

El siguiente texto que leerán a continuación, es un fragmento de la novela, la cual sin estar ambientada en la época actual, en un punto determinado, alude al estado político actual de Venezuela, como una especie de guiño que rompe con toda posibilidad de historicidad de la misma. Mientras están reunidos los personajes principales, uno de ellos expresa lo que haría si en determinado momento tuviera que lanzarse a la presidencia, por eso el título del mismo es "si yo fuera candidato". 

Más que un programa de gobierno bien esbozado o serio, estas palabras son mas que todo una reflexión diagnóstica, una confesión de sueños y (¿por qué no?) un consejo a quien se considere capaz de transformar el país. 


Sin más, disfruten: (Nota: El texto original incluye giros en los diálogos del personaje que habla con sus interlocutores además de reflexiones y observaciones del autor, las cuales se han suprimido para dejar integro, el "proyecto de la candidatura" del personaje que se manifiesta"


"Si yo fuera candidato a presidente lo primero en hacer sería no lanzarme por ningún partido, puesto que los rojos odian a los azules y los azules a los rojos, lanzarme por los azules me valdría el odio a ciegas de los rojos y lanzarme por los rojos me valdría el odio prejuzgado de los azules. Los partidos son el criadero de los corruptos, y los corruptos son los que han escoñetado el país.


"Si yo fuera candidato a presidente no ofrecería democracia ni revolución, porque la primera en cuarenta años dejó el país hecho un desastre y la segunda en quince lo completó. Lo único que ofrecería sería mejorar la educación, pues esta debe ir más allá de obtener un título. El amor al conocimiento debe ser la base de la educación, no solo “el echar pa’ lante”.


"Si yo fuera candidato a presidente me esforzaría en penetrar el corazón de los venezolanos, hacerle ver a los rojos que los azules no son majunches y a los azules les haría ver que los rojos no son burros. Les haría ver que no tiene sentido luchar por una revolución cuando nos morimos de hambre, cuando estamos a merced de la delincuencia, cuando tenemos que hacer colas para comer, cuando no tenemos ni para limpiarnos el culo; les haría ver también que el desarrollo no está tampoco en la riqueza ni en el trabajo deshumanizado, no está en la educación competitiva, no está en el libertinaje de la prensa, no está en la desatención de los necesitados, no está en marginar a los menos favorecidos, les diría que es falso ese dicho de “no me des un pescado sino enséñame a pescar para nunca más tener hambre”, sino que primero se da el pescado y luego se enseña a pescar porque nadie aprende con el estómago vacío. El proceso de desarrollo no puede comenzar si entre nosotros no existe primero la paz.


"Si yo fuera candidato a presidente me esforzaría en ganar las elecciones a base de la reconciliación de todos nosotros, que dejemos atrás las consignas, las banderas, la lealtad a los muertos y la añoranza por un pasado que no fue mejor, les diría: “Mirémonos y notemos que estamos divididos… ¿Cómo puede un barco llegar a puerto seguro cuando media tripulación hala el timón a la izquierda y la otra a la derecha?”


"Si yo fuera candidato a presidente les diría la verdad sobre la historia: hay que respetarla, estudiarla, pero no podemos enderezar entuertos y tratar de regresar a ella es un pecado a la naturaleza porque las eras de Bolívar, Pérez Jiménez y Caldera, ya pasaron ¡Basta de adorar ciegamente estatuas! ¡Basta de tratar de aplicar principios del siglo XIX! ¡Basta de presumir de una grandeza que nos tenemos! Cerremos las puertas del pasado y miremos al futuro, hagamos con nuestras manos historia ¡hagamos una grandeza verdadera de la que podamos presumir!


"Si yo fuera candidato a presidente me rodearía de gente joven o profesionales viejos sin antecedentes partidistas, cultivaría la noción de que ejercer un cargo público no es un foco de poder sino un puesto para servir. Como gobernante les diría: “construyamos mejores hospitales, mejores carreteras, mejores escuelas, mejores y más viviendas, mejores y más vías de transporte, limpiemos las calles, pero no presumamos de ello, no hagamos carteles con nuestra cara sonriendo y mostrando el pulgar o con los brazos extendidos, presumiendo del dinero invertido en la obra, pues este es nuestro trabajo y nuestra recompensa es el bienestar del pueblo”


"Al llegar a presidencia modificaría leyes para hacer de la corrupción el delito al que los venezolanos le tengan más miedo. Voy más lejos, mi gobierno deberá fundarse sobre la insistencia al respeto a las leyes pues si no se respetan las leyes ¿Qué queda? De ahí vienen todos los males que nos aquejan.


"Si yo fuera candidato a la presidencia, al llegar me esmeraría por construir mejores escuelas para nuestros niños, cómodas, modernas, a  la vanguardia de nuestros tiempos, reformaría a fondo los currículos escolares, propulsaría una reforma universitaria que haga ésta más accesible al público en general, donde no haya que pagar para ganar cupos… y es que hasta quienes se hacer llamar “los preparados para gobernar el país” cometen actos de corrupción.


"Nuestro pueblo no necesita revoluciones de izquierda, no necesita el rescate de unos valores democráticos que nunca existieron, nuestro pueblo necesita es una profunda reforma moral, que se logra, según mi punto de vista con: primero, una reforma legal y de las autoridades judiciales que hagan cumplir las leyes, que el venezolano aprenda a respetar hasta el más absurdo de los ordenamientos legales, son los jueces, los policías, los abogados, los primeros que deben decirle “no” a la corrupción y la delincuencia, por mucho que se repotencie los cuerpos policiales, por más que se patrulle y por mucha colaboración del pueblo nunca acabará si la ley no es lo suficientemente firme para hacerse cumplir; segundo, un sistema de educación que forme individuos completos, no unidimensionales, no conformistas, no codiciosos, no digo que lleguemos a un punto en que todos seamos intelectuales pero sí todos debemos tener la más mínima educación para ser hombres y mujeres de bien y tercero y último, la condición esencial para que estos dos puntos se cumplan, es mejorar la calidad de vida de los venezolanos. No le podemos decir al venezolano: “mira, no seas corrupto” cuando un policía no gana lo suficiente para pagarle la educación a sus hijos, cuando la única forma de que lo atiendan a uno en un hospital es pasando algo debajo de la mesa porque la enfermera de guardia no gana lo suficiente para pagarle el tratamiento de diabetes a su padre ¿Y cómo podemos nosotros pedir la colaboración de los venezolanos para arreglar el país cuando ellos todavía andan en autobuses destartalados que cobran una fortuna de pasaje, cuando las calles por las que transitan viven trancadas y llenas de huecos, cuando los estudiantes venezolanos tienen nulas posibilidades de estudiar en el exterior? Si mejoramos la calidad de vida del venezolano mediante políticas económicas que produzcan empleo, que abarate la vida mientras se enriquece el sueldo, que lleve a la abundancia en los mercados, mientras tengamos un país donde un oficio paga más que una carrera, los venezolanos seguirán sin respetar las leyes de un país que no los respeta a ellos, seguirían practicando la corrupción para vivir más allá de lo que el sueldo mínimo permite. El mejoramiento de estas condiciones se logra sin enemistarse con los productores, sin controlar en exceso a los comerciantes, al contrario, se logra es con la colaboración de todos los sectores económicos.


"Los venezolanos debemos sacarnos de la cabeza, mi objetivo sería sacarles de la cabeza, el pensamiento de que amor a la patria es sentirnos orgullosos de nuestros paisajes, de nuestras mujeres y de nuestras selecciones deportivas ¡Por dios! Mujeres y paisajes bellos los hay en todos los países y decenas de selecciones deportivas nacionales son mejores que las nuestras; amor a la patria debe traducirse en respeto a la ley, respeto al prójimo, tolerancia a las diferencias de pensamiento, en no ensuciar las calles, en respetar el espacio ajeno, basta ya de que la basura se acumule en cada esquina, basta ya que cualquiera ponga música a todo volumen molestando al vecino, basta que cualquier vago pinte paredes ajenas, basta de odiar al otro por pensar distinto, basta de pensar siempre en el bienestar exclusivo de la propia persona, tengamos un poco más de conciencia por el espacio y las personas que nos rodean porque al dañarlos a ellos, nos hacemos daño nosotros mismos.


"Sueño con un país de calles limpias, de servicios eficientes, de alta educación, de excelsa moral, sueño con un país próspero donde ningún producto falte en los anaqueles, donde no haya que controlar al mercader para que paguemos lo justo, donde podamos ir al extranjero sin que nos pongan trabas, donde nos orgullezcamos más de nuestros valores en lugar de enorgullecernos de ser “jodedores”, donde presumamos ante el mundo de nuestro sistema educativo y no nuestra cultura alcohólica, un país donde nuestro mayor orgullo sea nuestra prosperidad y no nuestras mujeres que van al exterior a mostrar que son bellas por fueras pero vacías por dentro… mi gran anhelo es un país donde nuestras únicas diferencias sean producto del béisbol y no por defender políticos a los que no le interesamos.


"Yo sueño con una patria que no motive a sus hijos a irse, sino una que invite a otros a venir. Quiero un país donde disfrutemos la vida y no temamos a perderla en cualquier momento. Quiero un país donde la música que se escuche a todo volumen esté llena de valor musical y no de groserías. Quiero un país donde nuestro orgullo deportivo no se quede en ir a mundiales sino ganarlos. Quiero un país donde la gente se aglutine sobre un accidente para ayudar a los afectados y no para ver la sangre. Quiero un país donde la gente compre periódicos para leer noticias sobre la economía, la política, lo judicial, lo social y lo deportivo y no para enterarse de cuantos muertos cayeron anoche. Quiero un país donde leamos más que los mensajes que nos mandan a los teléfonos y no nos burlemos de quien ama un libro. Quiero un país donde se pueda soñar y donde no nos conformemos con solo sobrevivir. Pero no basta con soñar, ¡hay que hacer realidad los sueños!


"Y divago, pues le di rienda suelta a mis anhelos en lugar de esbozarles mi plan de gobierno. Si yo fuera candidato a presidente, no prometería nada, solo les pediría un granito de arena a cada uno, pues todo comienza por el cambio individual. El pueblo tiene el poder, es la demagogia la que les ha hecho creer que los gobernantes se lo transfieren… así los tienen dominados, así funciona la democracia de los azules y la revolución de los rojos. 


"En fin, si yo fuera candidato a presidente, al ganar, en mi primera locución al país, les preguntaría: ¿Quieren un mejor país? Al decir ellos que sí, lo único que les diría sería: “¿Y qué hacen aquí a estas horas gritando y ondeando banderas? ¡Vayamos a dormir para levantarnos mañana temprano y comenzar el cambio!”!Basta de demagogia! Venezuela necesita menos debate y más acción, menos discordia y más unión.


Se que la mayoría de los que han leído estas palabras se sienten identificados. Es eso lo que necesitamos, unión, si los venezolanos nos unimos, nos reconciliamos y nos comprometemos con el destino del país, nuestra nación será mejor. 

0 comentarios: