Destacado

El amor de un búho y una alondra

Hikari y Koi Érase una vez un solitario y orgulloso búho que sobrevolaba el mundo en las noches, acompañado de oscuridad y silen...

febrero 09, 2014

30 de febrero, ¡Existió!

Estamos en el noveno día del mes más corto del año. No, este año no es bisiesto, lo será el 2016 que tendrá un 29 de febrero. Es una costumbre anual ya, que por estos días surjan bromas de personas que dicen que harán algo  que nunca se esperaría de ella y que fije como fecha de ese acontecimiento el 30 de febrero, por considerar que nunca ocurrirá tal cosa. Sin embargo, no la usen mas, puesto que en realidad ya hubo un 30 de febrero.




Se preguntarán entonces, ¿Como así que hubo un 30 de febrero?  La razón de esta curiosidad radica en la misma que causó que en 1582 se saltara del 4 de octubre al 15 de octubre eliminando así 10 días: la transicion del Calendario juliano al calendario gregoriano. Como anécdota, Santa Teresa de Jesús murió el 4 de octubre pero fue enterrada el quince.



Lo que ocurre es que nuestro año tradicional no es exacto, pues no dura 365 días exactos sino 365 días con 5 horas 48 minutos y 45 segundos, por lo tanto, en 1582 se descubrió que el calendario estaba diez días atrasados con respecto al movimiento de traslacion de la tierra, debido a errores en el cálculo de los años bisiestos en el pasado, por lo que se determinó que las cinco horas y un poco más que salía sobrando se acumularían hasta formar un dia que se añadiría al calendario cada cuatro años. Como bien sabemos cada cuatro años, a febrero se le agrega un día extra. Un año es bisiesto solo si es divisible entre cuatro, si el año termina en 00 no es bisiesto, al menos que sea divisible entre 400, por eso el año 2000 fue bisiesto, como lo será el 2400 pero no lo serán los años 2100, 2200 o 2300 como tampoco lo fue el 1900, esto para evitar una gran discrepancia entre el calendario civil de la sociedad humana y el calendario natural de la tierra.

Fue esa modificación llevada a cabo por el papa Gregorio XIII la que dió origen al calendario gregoriano, que usamos actualmente, sustituyendo al calendario Juliano, establecido por Julio César en el año 46 A.C aun en tiempos de Roma.

Papa Gregorio XIII


Sin embargo, no toda Europa adoptó inmediatamente el cambio, de hecho, no fue sino hasta principios del siglo XX que el continente entero se arropó a él. Producto de este hecho es que se cree erróneamente que William Shakespeare y Miguel de Cervantes murieron el mismo día: 23 de abril de 1616, pero esto no es cierto pues mientras en España usaban ya el calendario gregoriano, en Inglaterra aun usaban el calendario juliano, por lo que en realidad William Shakespeare murió el 3 de mayo de 1616 según el calendario gregoriano, esto es, diez después que el manco de Lepanto.


La ignorancia sobre la historia del calendario ha puesto a Shakespeare y a Cervantes a morir el mismo dia


Pero continuando con la historia del 30 de febrero, tenemos que en Suecia, en el año 1700, se decidió ir adaptando paulatinamente el calendario gregoriano y para ello decidieron omitir los días bisiestos comenzando a partir de 1700, esto para evitar un salto abrupto de diez días en los calendarios, como el que citamos arriba. Sin embargo en ese año 1700 comenzó la Gran Guerra del Norte, que enfrentó a Suecia con potencias vecinas como Rusia, Dinamarca-Noruega, Sajonia y la en ese entonces República de las Dos Naciones (hoy Polonia y Lituania), por la supremacía sobre el mar Báltico. El conflicto entretuvo a los Suecos por los que se le olvidó eliminar los 29 de febrero de 1704 y 1708.

Entonces, ¿Cómo harían ahora? Pues para evitar confusión decidieron permanecer en el calendario julian, eliminando las intenciones de transición hacia el calendario gregoriano, a partir de 1712, es decir, ya no omitirían más los días bisiestos. Pero, el día que eliminaron en 1700 provocaba que el calendario estuviera un día atrasado ¿Como lo solucionaron? Fácil: después del 29 de febrero, agregaron un 30 de febrero para recuperar ese día. Así pues, el año 1712 en Suecia ha sido el único en la historia en que existió un 30 de febrero.


Calendario sueco de 1712 con los 30 días en el mes de febrero

Finalmente en 1753 los suecos adoptaron el calendario gregoriano haciendo lo que habían evitado: eliminaron los últimos diez días de febrero y así hubo un salto abrupto en las fechas. Pero era mejor eso y evitarse más confusiones.


Caso de la Unión Soviética


Todas las demás fuentes que usted encontrará en Internet les dirá que en la Unión Soviética, entre 1930 y 1931 s eempleó un calendario revolucionario en el que cada mes tenpia 30 días y los cinco días restantes no pertenecían a ningun mes, pero esto no es del todo cierto.

Es verdad que en la Unión Soviética se creo dicho calendario, pero era solo un calendario laboral, no tuvo efecto en los demás aspectos de la vida diaria. Por lo tanto, no hubo jamás un 30 de febrero en la Unión Soviética ni en ninguna otra parte que no sea la Suecia de 1712.


¿Existirá un 30 de febrero en el futuro?

La pregunta no es tan tonta como suena.

El año verdadero de la tierra, el año solar, tiene una duración de 365,2422 días y el año promedio según el calendario gregoriano tiene una duración de 365,2425 días, es decir creando una desfase de 0,0003 días, o lo que es lo mismo, 94,60 segundos, por lo que para alrededor del año 4915 esta pequeña discrepancia o desfase de 0,0003 partes de un día, se convertirán en un día entero, por lo que si la humanidad aun existe en ese entonces, deberá decidir si agregar ese día extra a febrero de 4916, por lo que ese año probablemente tendría un 29 y un 30 de febrero.

Aun así es probable que mucho antes de esa fecha se deban hacer ajustes al calendario ya que los movimientos de rotación y traslación de la tierra varían con el tiempo.

Si te gustó el post, compártelo con tus amigos en facebook, dale tweet, recomiéndalo por google +, y si deseas recibir publicaciones semejantes, suscríbete al blog, yo lo agradecería muchísimo.

0 comentarios: